8 tips para comer sano todos los días


 

Comer sano es uno de esos buenos propósitos que a menudo nos marcamos al inicio del otoño o cuando estrenamos año. ¿Verdad? Y muchas veces ese buen propósito se desvanece con el paso del tiempo. Comer sano significa llevar una dieta saludable, equilibrada, con todos los nutrientes necesarios para cubrir tus necesidades nutricionales. 
Comer sano es mucho más fácil de lo que parece, incluso fuera de casa. Sólo hay que seguir algunos consejos y reducir las opciones menos saludables a ocasiones especiales. En definitiva, significa cambiar de hábitos y elegir cuidarse. ¡Te revelamos la fórmula en 8 tips!

1. Cómo perder peso y comer sano al mismo tiempo

La comida sana a menudo está ligada a la pérdida de peso. Efectivamente, con unos hábitos alimenticios saludables es más fácil decir adiós a esos kilos de más del verano, la inactividad o la vida sedentaria. Pero no sólo. 

Cuando tenemos sobrepeso, lo que ocurre es que comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita o necesitamos movernos más. Un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día, como caminar a ritmo ligero, pueden ayudarte a perder peso. 

A la hora de comer es importante qué comer pero también cómo comer para hacerlo de forma saludable. Por ejemplo, cambiar la forma de pensar sobre la comida. Recuerda que comes para saciar el hambre y es importante parar cuando cubras esta necesidad; sin esperar a estar lleno.

 2. El cómo es importante para comer sano

Antes de empezar a pensar en qué alimentos debes consumir y cuáles no, es importante poner unas buenas bases sobre el cómo. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que no debes saltarte ninguna comida de las 3 principales (desayuno, comida y cena).

Si llegas con mucho apetito a alguna de ellas es fácil que comas de más. Por eso es preferible seguir la recomendación de hacer 5 comidas; tomarte un tentempié a media mañana y otro a media tarde. Un lácteo, una pieza de fruta, un puñadito de frutos secos o semillas son una buena opción. ¡O una barrita de semillas y frutos secos Asana!

El tiempo también es importante para comer sano. Intenta hacer tus comidas siempre a la mismas horas y dedicarles tiempo, sin prisas. Comer rápido dificulta la digestión y puede llevarte a comer de más porque cuando tu cerebro recibe la señal de que tu estómago está lleno, ya es demasiado tarde.

3. Bebe siempre agua

Si quieres llevar una alimentación saludable, bebe agua y destierra de tu nevera las bebidas con gas o azúcar como refrescos y frutos envasados. Beber unos 2 litros al día te ayudará a regular tu apetito y es fundamental para adelgazar. Si eres de esas personas a las que le cuesta beber, prueba a trabajar o estudiar siempre con una botella de agua a tu lado. O bébete un par de vasos antes de comer.

4. Grasas, sólo si son saludables

Las grasas tienen muchas calorías, por eso es mejor restringir su consumo a lo que son, un aderezo de los demás alimentos. Además, opta sólo por las grasas saludables, como el Aceite de Oliva, el de girasol y el que contienen alimentos como el aguacate, las aceitunas, las nueces o el pescado azul. Reduce a ocasiones especiales los embutidos y otras grasas de origen animal o los aceites de palma y coco. Y entre mantequilla y margarina, opta siempre por la primera, que es más natural y saludable.

5. Di adiós al exceso de azúcar y sal

El azúcar y la sal pueden alegrar una comida sana o un plato saludable, si los usas en su justa medida. La comida salada es perjudicial para la salud cardiovascular y como la demasiado azucarada, impide la pérdida de peso. Sal y azúcar incluso pueden potenciar el apetito y están muy presentes en alimentos ultraprocesados, como la comida preparada, las salsas o zumos y batidos envasados. ¡Huye de ellos cuanto puedas!

6. Haz de las frutas y verduras la base de tu alimentación

Los especialistas en nutrición lo tienen claro; las verduras, frutas y hortalizas deben ser la base de la alimentación. Así se recoge en la regla del Plato Saludable, que se ha popularizado entre nutricionistas y médicos: Si quieres comer sano, la mitad de cada una de tus comidas principales deben ser frutas, verduras u hortalizas.

Y la mitad de las que comas cada día, mejor crudas. ¡Apúntate a las ensaladas o a los batidos naturales de fruta fresca, tu cuerpo lo agradecerá!

 7. Los cereales, mejor integrales

Siguiendo la norma del plato saludable, los cereales deben equivaler a un 25% de cada comida diaria. Entre ellos están el arroz, la pasta, el pan o los cereales contenidos en los deliciosos porridge Avena GO! de Asana. Porque en una dieta saludable es importante que los cereales sean integrales y naturales. Por eso, en Asana sólo utilizamos ingredientes con certificado ecológico.

8. Evita la comida preparada o fast food

No podía faltar en nuestro post de tips para comer sano y adelgazar: La comida preparada o fast food contiene muchos de los alimentos poco saludables que debes evitar, como la sal, el azúcar o las grasas trans o no saludables. Intenta evitar las cadenas de comida rápida y las comidas preparadas en el supermercado para calentar en el microondas. 

Comer sano y adelgazar te resultará muy fácil si sigues nuestros tips a diario. Si los mantienes durante un tiempo, cambiarás tus hábitos sin esfuerzo y sin sufrir ante las propuestas de alimentos poco saludables. Poco a poco dejarán de parecerte apetecibles ¡Descubre el placer de comer sano! Descubre la Vida BIO.

Etiquetas: ASANA, La Vida Bio

Deja un comentario